MÉXICO, DF, 8 de octubre de 2014.- Marcos, uno de los testigos de la matanza y secuestro de sus compañeros normalistas, el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, niega que haya habido provocación a los policías ese día.
El estudiante rechaza que los normalistas tengan relación con grupos de la delincuencia organizada y asegura que sus compañeros, ahora desaparecidos, iban todos vivos y conscientes, así lo dijo en entrevista con Adela Micha en Grupo Imagen Multimedia, informa Excélsior.
El joven de 20 años, estudiante del tercer grado de la Normal, precisa que entre la noche de viernes 26 y la madrugada del sábado 27 de septiembre, cuando se llevaron a sus compañeros, “ya no nos subieron a las patrullas porque ya no cabíamos”.
Ese día, él y sus compañeros se trasladaron a Iguala para conseguir recursos para conmemorar el 2 de octubre; actividad que realizan año con año.
Para el traslado decidieron retener tres autobuses de una empresa, con el consentimiento de los choferes, a quienes, asegura, se les da hospedaje, viáticos y alimentos; es decir, no los obligaron.
(Más en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/10/08/985769)