CHILPANCINGO, Gro. 23 de diciembre de 2014.- El gobernador del estado de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, informó que hasta el momento no se ha cancelado ni una de las reservaciones turísticas a destinos del estado, por lo que confió a reporteros de El Financiero que “el turismo repuntará en los próximos días, especialmente en los puntos que componen el Triángulo del Sol (Acapulco, Ixtapa y Taxco)”.

 

Además, el titular del Ejecutivo señaló que la Autopista del Sol está despejada, salvo algunas personas que insisten en ir a cobrar peaje “pero cada vez son menos quienes lo hacen”. Al respecto confió en que las movilizaciones que demandan la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos hace ya casi tres meses “ya no sean tan constantes” y en que se pueda instalar una mesa de diálogo con todos los sectores movilizados para que presenten sus legítimas demandas y la autoridad estatal les resuelva, “y así pueda haber en Guerrero gobernabilidad democrática”.

 

Cabe mencionar que durante la mañana de este martes, algunas personas con el rostro cubierto pretendieron iniciar con el cobro de cuota en la caseta de La Venta, ello por el uso de la Autopista que conduce hacia Acapulco, no obstante, elementos de la Policía Federal y de la Gendarmería no lo permitieron.

 

Paralelamente, padres de los normalistas de Ayotzinapa sí lograron tomar la caseta de Palo Blanco, misma que conduce a Chilpancingo, pero sin obstruir del todo la circulación.

 

Los familiares indignados liberaron las plazas de cobro a cambio de una cooperación voluntaria, donde además dieron la bienvenida al explicar que “el movimiento por Ayotzinapa no es quien está ahuyentando al turismo, sino los altos índices de violencia que se han registrado en el estado de guerrero en las últimas semanas”, precisó Felipe de la Cruz, vocero de la comunidad pro-Ayotzi.

 

En ese sentido, el gobernador Ortega Martínez manifestó que el caso Ayotzinapa “es la punta de flecha del conflicto social que existe actualmente en México”, por lo que llamó a ponderar siempre el diálogo e intensificarlo “para buscar que los grupos que se manifiestan en petición de justicia sean atendidos y sus demandas sean cumplidas”.

 

Con información de El Financiero