ACAPULCO, Gro., 6 de junio de 2014.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) solicitó y obtuvo el auto de formal prisión contra cinco integrantes de una banda de secuestradores, que privaron de la libertad al sobrino del diputado Rodolfo Escobar Ávila, y podrían estar involucrados en al menos otros 13 plagios.

De acuerdo a información que publica la PGJE, se realizó con éxito un operativo táctico de inteligencia policial que derivó en la captura de los cinco integrantes del grupo delictivo, así como el rescate sano y a salvo de una víctima de secuestro, sobrino del legislador local.

Asimismo, en dicho operativo ocurrido el pasado 28 de mayo, en la colonia Mozimba, donde uno de los delincuentes enfrentó con disparos de arma de fuego al personal policial de la Fiscalía Antisecuestros, y cayó abatido, identificado como Ulises Corcuera Domínguez.

Resultado de las investigaciones efectuadas por el Grupo Táctico Antisecuestros de la PGJE y en base a las evidencias, testimoniales y declaraciones que fueron recabadas por el órgano investigador con las cuales se sustentó el ejercicio de la acción penal, es que con esta fecha se obtuvo el auto de formal prisión en contra de los cinco integrantes del grupo delictivo denominado Banda del Comandante Rubén, integrada por los probables responsables Rubén López Luna, Rodrigo Armando Gómez López, Alfredo Martínez Delgadillo, Israel Vergara Barrientos y Rogelio Pacheco Leyva.

En sus declaraciones realizadas ante la representación social, los inculpados manifestaron su participación en al menos 13 secuestros más, dos de ellos cometidos en el Estado de México, por lo que se realizan las acciones conducentes con autoridades de aquella entidad para que las víctimas identifiquen a los responsables y, de ser el caso, ampliar el ejercicio de la acción penal en su contra.

Cabe señalar que al momento de rendir declaración preparatoria ante el órgano jurisdiccional, uno de ellos confesó que sus cómplices tenían secuestrada a la víctima en la casa de seguridad ubicada en la colonia Mozimba, situación que robustece las imputaciones que realizó el Ministerio Público.

Los probables responsables se encuentran recluidos en el Centro de Reinserción Social de las Cruces, y podrían alcanzar penas de hasta 80 años de prisión cada uno.