MÉXICO DF., 5 de marzo de 2014.- El cardenal Norberto Rivera Carrera autorizó a todos los sacerdotes de la arquidiócesis de México facultades extraordinarias para “perdonar el pecado del aborto” luego de cumplir una penitencia, esto con motivo de la cuaresma que empieza con el Miércoles de Ceniza.

De acuerdo a información publicada por La Jornada, en una circular que el también arzobispo primado de México envió a todos los presbíteros del Distrito Federal, a los integrantes de la vida consagrada y a los laicos comprometidos con las actividades religiosas recordó que en este tiempo de Cuaresma tanto el miércoles de Ceniza como el viernes Santo se debe practicar ayuno y abstinencia.

Por su parte, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, precisó que esta época es la “oportunidad para sanar y fortalecer a las familias”, muchas de las cuales actualmente son “víctimas de la violencia, de la pobreza y de otros males que las afligen. Y queremos aprovechar la Cuaresma para reconocer nuestros pecados que afectan a las familias, nuestros descuidos y omisiones y nuestras actitudes y conductas que las han dañado”.