CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero de 2016.- Pertenencias que serán confiscadas y la expulsión de cientos de refugiados que no tengan derecho a recibir asilo, son algunas de las nuevas medidas que se suman a los controles fronterizos en países como Suecia, Finlandia, Austria y Holanda, publica el portal El Español.

De acuerdo con la publicación, Natasha Bertaud, portavoz de Interior de la Unión Europea,  dijo que se detectó un incremento de las llegadas de inmigrantes económicos entre los demandantes de asilo.

En Alemania, entre los elogios a Angela Merkel y al mismo tiempo críticas por dejar “la puerta abierta”, las solicitudes de asilo llegaron a 1.1 millones en 2015.

El gobierno sueco planea deportar al menos a 60 mil personas y el reforzamiento de las medidas, entre ellas, aumentar las multas a empresas que contraten mano de obra ilegal y duplicar los guardias fronterizos.

La Comisión Europea acordó que los países tienen derecho a “devolver a las personas que no tengan derecho a recibir asilo”.

En tanto, el Parlamento danés aprobó este martes una nueva ley con la que pretende costear los gastos por la manutención de los demandantes de asilo, para lo cual, la policía podrá requisar sus enseres personales cuando superen un valor máximo de mil 340 euros. Sólo se librarán los objetos con un valor sentimental especial, como las alianzas de boda.

Más información aquí.