ACAPULCO, Gro., 21 de mayo de 2014.- La Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito ubicó a Acapulco como un municipio que requiere una urgente aplicación de nuevas leyes y métodos de prevención del delito, luego de que el puerto atraviesa una etapa crítica en materia de seguridad.

 

El representante de la ONU en México, Antonio Mazziteli, aseveró que “Acapulco vive una situación bastante compleja en materia de seguridad” porque los índices de delincuencia siguen siendo altos.

 

Los problemas existen, pero el diagnóstico y cifras no nos sirven para nada, tenemos que crear soluciones educativas y sociales, así como mayor inversión para trabajar en la prevención del delito”.

 

Tras la firma de un convenio de colaboración con el gobierno municipal, que busca disminuir la incidencia delictiva en un año y medio, al poner en práctica acciones que alejen a los jóvenes de las drogas y el alcohol, entre otros vicios.

 

Tenemos cuatro pilares en este proyecto, primero el fortalecimiento de las capacidades en materia de tratamiento a personas con problemas de adicción y prevención del consumo. Segundo, fortalecer a la ciudadanía en resolución de conflictos sin llegar a la cuestión judicial, una campaña extensa contra la trata de personas y aplicar mecanismos en prevención del delito y justicia”, explicó.

 

Para buscar soluciones al problema de la violencia, dijo, el primer paso que se dio es reconocer que las cosas están mal en materia de seguridad.