ACAPULCO, Gro., 31 de julio de 2014.- El presidente de Acapulco, Luis Walton, pidió un rescate financiero a la federación para pagar la deuda de mil 200 millones de pesos que tiene el municipio.

“Ni el gobierno del estado puede hacer frente a eso, aquí tiene que ser la federación quien tiene que intervenir”, dijo.

En entrevista realizada por Milenio, Walton consideró que el monto estimado para que Acapulco salga adelante sería de 400 o 500 millones de pesos.

El alcalde dijo que Acapulco ni el estado de Guerrero cuentan con los recursos suficientes porque son “adeudos que son imposibles de pagar”.

Walton precisó que un rescate federal haría que la nómina baje, ya que actualmente el 71% de los recursos del gasto corriente se destina a este rubro.

Dicha deuda fue heredada desde la anterior administración que encabezó el ahora diputado federal por el PRI, Manuel Añorve Baños.