Amnistía Internacional expresó su preocupación por los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre en la ciudad de Iguala, Guerrero, donde perdieron la vida seis personas, entre ellas tres estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, 20 más resultaron heridas y otras 43 se desconoce su paradero tras ser detenidas por la policía municipal.

 

El asesinato de los estudiantes, la privación arbitraria de la libertad, la situación de personas heridas y de personas desaparecidas, constituyen graves violaciones a los derechos humanos que no deben permanecer en la impunidad,  según los publicado por Central.

 

Por ello, Amnistía Internacional insta a las autoridades a realizar una investigación seria, imparcial y efectiva, con todos los medios legales a su alcance para esclarecer los hechos y asegurar que quienes resulten responsables rindan cuentas ante la justicia.

 

Amnistía Internacional hace un enérgico llamado a todas las autoridades estatales y federales para adoptar todas las medidas adecuadas de búsqueda para dar con el paradero y presentación con vida de los 43 estudiantes hasta ahora desaparecidos.

 

La organización ha señalado en distintas ocasiones que los esfuerzos para localizar a personas víctimas de desaparición requieren un trabajo efectivo coordinado de las autoridades federales, estatales y municipales respondiendo a su obligación de asegurar que las personas desaparecidas sean protegidas de cualquier acto de tortura y garantizar la integridad física y psicológica de las mismas.

 

Finalmente, Amnistía Internacional hace un llamado a que todas las personas detenidas en estos eventos sean trasladadas inmediatamente a centros de detención reconocidos y que sean acusadas sin demora de un delito común reconocible, o de lo contrario, sean puestas en libertad inmediata e incondicional, de acuerdo a las normas internacionales que protegen el derecho a la libertad de expresión y manifestación pacífica.

 

 

Más información: http://bit.ly/1uBZ3PA