ACAPULCO, Gro., 1 de junio 2016.- El gobernador Héctor Astudillo dijo que en Guerrero, no se permitirán agravios provocados por la radicalización de los movimientos magisteriales ya que “no corresponden a quienes se dedican a educar en el país”, como es el caso de las movilizaciones en el estado de Chiapas.

Entrevistado después del acto conmemorativo por el 74 aniversario del Día de la Marina, el gobernador reiteró que los maestros tienen derecho a manifestarse pero que deben tener en claro que hay muchos que “sí quieren trabajar” y que “hay niños que sí quieren ir a las escuelas y por supuesto muchos guerrerenses que tienen que llegar a sus trabajos y que por supuesto esperan ser respetados”.

Ante el amparo colectivo que entregaron ayer martes miembros de la CETEG en el Poder Judicial de la Federación para no ser cesados por no haber asistido a la evaluación, Astudillo Flores dijo que será respetuoso de “lo que digan los jueces”, por lo que verá “cómo caminan” los planteamientos que presentaron los maestros.

Al preguntarle qué medidas se tomarán para evitar que el magisterio vandalice edificios de gobierno, el mandatario estatal se limitó a pedirles a los maestros que “hagan sus manifestaciones y expresiones” pero sin afectar los derechos de los terceros.

Por otra parte en el evento de Entrega de Premios al Torneo de Pesca, el gobernador afirmó que “hay cosas que no son correctas” como lo que le sucedió al secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Pública, Daniel Pano Cruz, quien “estaba en su oficina y lo obligaron a salir”, y además de la indignación nacional por el corte de pelo de maestros en Chiapas, “me parece un exceso muy desafortunado”.

Llamó a  “que la prudencia reine y  no se cometan actos que rayan la humillación en malos sentimientos en pocas palabras, porque para hacer lo que se hizo frente a las cámaras han de tener malos sentimientos y hay que estar  un poco desubicaditos”.