MÉXICO, DF. 16 de diciembre de 2014.- La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) el aseguramiento de las cuentas bancarias de María de los Ángeles Pineda Villa, así como de su esposo, el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.

 

Tres áreas de la PGR hicieron la petición a la CNBV, debido a que se presume que la fortuna del matrimonio proviene de operaciones con recursos de procedencia ilícita, es decir, “dinero que tendría su origen en el crimen organizado”, publica Milenio en su edición digital.

 

La PGR también requirió el congelamiento de las cuentas bancarias de otras personas, particularmente de quienes han sido señaladas de tener algún vínculo de negocios con el matrimonio y algún grado de participación en los sucesos de violencia ocurridos en Iguala el 26 y 27 de septiembre, donde murieron seis personas y desaparecieron 43 normalistas de Ayotzinapa.

 

José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda son dueños del centro comercial denominado Plaza Tamarindos, el cual se localiza en Iguala, y que es el único en esa localidad. También son propietarios de seis locales que venden oro en la plaza conocida como Centro Joyero; asimismo, son dueños de ferreterías y de restaurantes.

 

Leer más en Milenio