ACAPULCO, Gro., 10 de diciembre de 2013.- Después del asesinato de cuatro funcionarios en el municipio de Arcelia, los cuerpos encontrados y los hechos de secuestro, homicidio y extorsión que se viven en Guerrero, Calos Garfias Merlo, arzobispo de Acapulco dijo que la violencia es lamentable, por ello seguirá realizando un llamado a las autoridades para que mejoren la seguridad y la confianza de la región.

“A los delincuentes, la Iglesia católica tendrá que seguir suplicándoles que se den cuenta del grave daño que genera la violencia e inseguridad a la comunidad”, expresó.

En entrevista, Garfias Merlo, lamentó los hechos de violencia que se presentaron en el municipio de Arcelia, donde cuatro funcionarios del gobierno municipal fueron asesinados por el Ejército Mexicano.

“Seguiremos haciendo un llamado para que las autoridades con la sociedad civil, con las instituciones de las organizaciones, podamos seguir buscando la forma de generar mejores condiciones de seguridad y de confianza”, dijo.

Dijo que antes de dar su opinión necesita saber primero cómo ocurrieron los hechos.

“Tenemos que saber realmente qué fue lo que sucedió, porque desgraciadamente de estos hechos surgen muchas versiones. Hasta que conozcamos una verdad expresada de una forma oficial es como podremos plantearla (su opinión)”, puntualizó, así lo informó El Universal.