CHILPANCINGO, Gro., 22 de enero de 2014. El gobierno de Guerrero condenó la aplicación de la pena de muerte a la que fue condenado el mexicano, Edgar Tamayo Arias, y se sumó a la petición de clemencia de las autoridades mexicanas y organismos defensores de migrantes presos en Estados Unidos.

El 17 de septiembre de 2013 la Corte de Distrito en el Condado de Harris, Texas, determinó la ejecución de Edgar Tamayo Arias mediante inyección letal.

El hombre originario de Morelos llegó a Estados unidos en 1986, en calidad de Migrante y fue condenado a muerte por el asesinato de un policía en 1994.

La ejecución está programada para este miércoles 22 de enero en Texas, Estados Unidos.

A través de la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales, el gobierno de Guerrero condenó la aplicación de la pena de muerte, al considerar que no se respetó el derecho de Tamayo Arias de tener acceso a la protección consular.

“Hacemos patente nuestra solidaridad con el gobierno y el pueblo del estado de Morelos para que no se ejecute esta acción que a nuestro juicio, se considera que atenta contra los derechos de un connacional, independientemente de la gravedad del delito que haya cometido”, puntualizó el secretario de los Migrantes, Netzahualcóyotl Bustamante Santín.

Recordó que en el 2004 la Corte Internacional de Justicia, órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mediante el conocido Fallo Avena, resolvió que 51 mexicanos que están presos en Estados Unidos, no fueron informados de manera oportuna de sus derechos a la protección consular.

El documento señalaba que todos los presos fueron condenados a la pena de muerte sin que pudieran recibir el beneficio de la asistencia legal que podía brindarles el país donde nacieron.

Ante la inminente ejecución de Tamayo Arias en la prisión de Livingston, Texas, la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales del gobierno de Guerrero se sumó a las solicitudes de la Cancillería mexicana, del gobierno del estado de Morelos y de organismos internacionales con el fin de que le sea conmutada la pena capital por cadena perpetua por incumplimiento en el debido proceso.

De los connacionales que estaban en la lista del Fallo Avena, dos han sido ejecutados por inyección letal en el estado de Texas: José Ernesto Medellín en el 2008 y Humberto Leal García en el 2011.

A la fecha, no ha prosperado ningún pedido de clemencia ante el gobierno de Texas de parte de autoridades mexicanas ni organismos defensores de migrantes presos en Estados Unidos para respetar la vida de Tamayo Arias, desde que el 17 de septiembre de 2013, la Corte de Distrito en el Condado de Harris, Texas, determinó que le sea aplicada la inyección letal.