TLAPA, Gro., 10 de julio de 2014.- Autoridades y representantes de comunidades adheridas a la casa de justicia de San Luis Acatlán, llamaron a ciudadanos ñomndaa, na savi, afromexicanos y mestizos que participan en la “casa de justicia” de Cochoapa, para seguir denunciando “toda clase de abusos e injusticias que se han cometido y siguen cometiéndose a nombre de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC).

El comunicado emitido por la sede matriz, señala que en la región se observa con mayor claridad la mala actuación de personas como David Bracamontes Chona, que se ostentaba como coordinador de Cochoapa y Eliseo Villar Castillo (coordinador destituido en San Luis Acatlán) quienes “han hecho de la CRAC-PC un negocio, vendiendo la justicia a quien les pague más, extorsionando y amenazando a los detenidos y sus familiares para hacerse de dinero”.

La CRAC-PC afirmó que la casa de justicia que consideran matriz, no desconoce a los pueblos de la región de Cochoapa como parte de la Policía Comunitaria, en cambio, arremeten contra Villar Castillo de quien advierten no tiene lealtad ni principios, dando como ejemplo que ha encarcelado a algunos de sus incondicionales como Bracamontes Chona, o Eduardo Lemus “El Wadi” para acusarlo del fraude por 700 mil pesos cometido contra la CRAC-PC, por lo que les solicitan a los pueblos que respaldan al ex coordinador se pregunten sobre sus acciones.

El escrito acusa que en la Costa Chica, varias personas han sido detenidas arbitrariamente en tanto que otros retenidos han sido liberados sin tomar en cuenta los procedimientos e instancias de la CRAC como marca el reglamento interno imponiendo multas y cobros excesivos sin que esto tenga sustento en las normas que rigen el sistema de impartición y procuración de justicia comunitario.

La CRAC-PC advirtió que dichas acciones no son el proyecto que han trabajado los pueblos originarios en la Montaña, ya que “los principios de nuestra justicia comunitaria son: investigar antes de detener; conciliar antes de sancionar; reeducar y no castigar; liberar al detenido ante la asamblea de su comunidad; no se autoriza el cobro de multas ni fianzas; entre otros”, resaltó el comunicado.

Integrantes de la Policía Comunitaria de San Luis Acatlán, aseguran que su proyecto esta encasusado en una lucha mejorar las condiciones tanto de seguridad como de salud, alimentación de los pueblos, el cual es incluyente, “por eso caben todos los pueblos, tanto los mephaá, los na savi, los nahuas, los ñomndaa, los mestizos, los afromexicanos. Nuestra lucha no es de pobres contra pobres”, asevera el texto.

EL escrito que menciona a comisarios municipales, autoridades agrarias, consejeros locales y regionales así como coordinadores y comandantes regionales de la casa de justicia comunitaria de San Luis Acatlán afirma que se deslindan de cualquier acto de agresión hacia cualquier persona ya que la solución del conflicto interno la resolverán las propias comunidades y pueblos que la integran conforme lo establece nuestro Reglamento Interno.