CHILAPA, Gro., 10 de  julio de 2014.- Alrededor de las once de la mañana, sobre la avenida Insurgentes y Constitución de la cabecera municipal de Chilapa de Álvarez, se registró un nuevo enfrentamiento armado.

    Los comercios y el ayuntamiento de inmediato cerraron sus puertas; la población que caminaba por el lugar corrió a refugiarse en los establecimientos.

La ciudad está totalmente paralizada por la violencia ligada a crimen organizado, pues grupos delincuenciales se disputan la plaza de este municipio enclavado en la Montaña baja de Guerrero. Por las calles únicamente se ven pasar vehículos militares artillados y de las fuerzas especiales de Seguridad Pública estatal.

    En algunos puntos de la cabecera municipal hay filtros de revisión por parte de las fuerzas especiales, quienes localizaron una camioneta de modelo reciente y polarizada, abandonada en medio de una de las principales avenidas de la ciudad.

En las entradas a la ciudad de Chilapa se encuentran campamentos militares, en donde también realizan revisión a vehículos sospechosos.

    El presidente municipal Francisco Javier García González, sostuvo una reunión con mandos del Ejército mexicano donde analizaron a fondo la situación que se vive en su municipio.

El edil solicitó a la federación mayor apoyo en materia de seguridad ya que la ciudadanía está viviendo momentos de psicosis por la ola de violencia.

    El pasado martes se suscitó un primer enfrentamiento entre grupos antagónicos en la ciudad y varias comunidades que dejó seis personas muertas y este miércoles por la noche un comando armado se enfrentó con grupos de las fuerzas especiales, en donde fallecieron siete personas; seis agresores y un policía estatal.

Extraoficialmente se tuvo conocimiento que en el tiroteo de este miércoles también perdió la vida un taxista.