CHILPANCINGO, Gro., 28 de noviembre de 2013.- El obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera López, pidió al gobernador del estado, Angel Aguirre Rivero gestione “de manera inmediata” la destitución del alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, acusado de asesinar al activista, Arturo Hernández Cardona.

“Solicitamos respetuosamente a usted, que como un acto de voluntad política, gestione de manera inmediata y pública ante el Congreso del Estado de Guerrero, la revocación del mandato de manera inmediata del presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velázquez”, señala una carta difunida ayer en la noche.

Así mismo, pide se tomen las acciones necesarias para garantizar la seguridad de Nicolás Mendoza Villa, cercano al líder de la Unidad Popular (UP) y quien, como supuesto testigo del crimen, acusó al edil mediante un testimonio notariado, así de su familia.

La carta enviada por la Red Solidaria Década Contra la Impunidad, que aparece firmada por el obispo Raúl Vera, considera “como un acto de voluntad política” que el mandatario estatal gestione ante el Congreso la revocación de mandato para facilitar la investigación por el crimen de Hernández Cardona y otras dos personas que fueron asesinadas junto con él en mayo pasado.

También se pide al gobierno de Guerrero haga efectiva la recomendación de la organización internacional Human Rights Watch, “para detener las violaciones a los derechos humanos que se presentan en la entidad”.

Hasta el momento no hay un posicionamiento del gobierno estatal sobre esta solicitud.