CHILPANCINGO, Gro., 26 de mayo de 2016.- Luego de que el secretario de Seguridad Pública del Estado, Pedro Almazán Cervantes se reuniera en privado con mandos de la Policía Estatal que se declararon en paro esta mañana, los policías reanudaron sus labores al lograr tres de los siete puntos más importantes que pedían y pactaron una reunión con el gobernador Héctor Astudillo Flores o algún representante de Gobierno para solucionar las demás peticiones.

Quadratín Guerrero informó sobre el paro que comenzó desde las 08:00 horas de este día cuando poco más de 500 policías exigían la destitución del secretario Pedro Almazán Cervantes, el respeto a sus franquicias que no se les otorgan conforme a derecho y que no llevaran acuartelamientos.

También pedían el pago del bono mensual de riesgo de vida, aumento a los viáticos y dotación de uniformes de buena calidad.

Mario Sandoval, uno de los policías que protestaron hoy jueves, indicó en entrevista que lograron tres puntos de los siete que solicitan: el primero es que les van a respetar su franquicia (descanso); el segundo, que les van a otorgar el bono de riesgo; y tercero, que les van a autorizar el pago de viáticos que corresponde a 4 mil 500 pesos por policía.

Mencionó también que en tres días se reunirán con el gobernador Héctor Astudillo Flores o con un funcionario de su gabinete para dialogar en torno a las otras cuatro peticiones que pusieron en la mesa, entre estas están la destitución del secretario y del subsecretario de Seguridad Pública, la dotación de uniformes de buena calidad, así como mejor equipamiento y vehículos en buen estado.

Después de la primera negociación, los policías estatales regresaron a sus actividades de manera normal, sin embargo advirtieron que si el gobierno les incumple con lo que hasta el momento acordaron, regresarán al paro laboral.