OAXACA, Oax. 1 de mayo de 2016.- A un lado del fogón se encuentra Angelina, una indígena mixteca de 1.20 metros de estatura y 40 kilos de peso. Los sorbos de agua hirviendo reducen el dolor de estómago que le provoca el hambre. Son su medicina. Esta madre soltera de 47 años ha pasado hasta 48 horas sin probar alimento.

La reseña es de Silber Meza y Zorayda Gallegos, quienes escribieron junto con otros autores el lado B de la lista de millonarios, Los doce mexicanos más pobres, un libro de Editorial Planeta, que coordinó Salvador Frausto.

Lourdes Angelina Méndez Ramírez habita en San Simón Zahuatlán, un municipio de la árida región mixteca de Oaxaca y forma parte de los 12 mexicanos más pobres, una situación que se reproduce en otras entidades a pesar de programas sociales que de forma rimbombante anuncian los gobiernos.

Estos programas han fracasado, son una forma de administrar la pobreza pero no de cambiar las condiciones de los habitantes en desigualdad, mencionó Silber Meza, coautor del capítulo Agua Hervida, que narra las condiciones de Angelina.

En entrevista con Quadratín, Silber Meza explicó que el libro busca mostrar la desigualdad en el país. Así como hay una lista de Forbes, donde se muestra a los mexicanos más ricos, también están en el lado B, los mexicanos más pobres.

Subrayar esta desigualdad es un grito para que las políticas públicas atiendan a los indígenas, a las mujeres en condiciones de pobreza y a las comunidades que existen en nuestro país, una realidad de la que los gobiernos están desvinculados.

Para Silver Meza la pobreza es estructural, aunque pareciera que nadie quiere que este sector salga adelante, los pobres también votan, y si no hablan español, no exigen mucho.

“Los políticos lo que buscan es administrar la pobreza, no acabar con ella”, consideró el autor.

Sigue la nota en Quadratín Oaxaca.