CHILPANCINGO, Gro., 7 de julio de 2014.- Ernestina Aguilera Lucas, hermana del periodista desaparecido en 2004, Leodegario Aguilera Lucas, preguntó al gobernador y al procurador del estado ¿qué le tienen que decir? ¿qué pretenden al vigilarla de esta manera? Ello tras denunciar en conferencia de prensa el hostigamiento de policías ministeriales, estatales y federales que acudieron al domicilio de su hermano así como a un local propiedad de la anciana.

La mujer explicó que el viernes 27 y sábado 28 de junio pasado, camionetas con policías acudieron a la casa de Aguilera Lucas ubicada en el kilómetro 10 de la careterra a Ixtapa Zihuatanejo en la colonia Jardín Azteca, tomando fotografías del lugar “asustando a los vecinos”, indicó Aguilera Lucas, quien solicitó públicamente a las autoridades le informen el motivo de la visita, ya que el lunes siguiente un comandante de Policía Ministerial acudió al local que tiene en su domicilio (pastelería) acosando a su empleado preguntándole datos de la mujer mostrando fotos de ella en una conferencia de prensa.

Leodegario Aguilera desapareció el 21 de mayo de 2004, a decir de la señora no encuentra el motivo de la visita de los efectivos ya que el caso trascendió a los juzgados del reclusorio, en donde estuvieron presos durante un tiempo tres muchachos que sirvieron de chivos expiatorios, y advirtió que quienes acuden a decir que es dueño o que compró la propiedad es la gente que se lo llevó.

Aguilera Lucas ratificó que seguirá señalándo al ex gobernador René Juárez Cisneros y a quien fuera su secretario de gobierno, Luis León Aponte, como los responsables de la desaparición del periodista que dirigía la revista Mundo Político, siendo el jueves 20 de mayo el último día que fue visto en el Congreso local.

La mujer nombró a Jesús Ramírez Guerrero como el funcionario que el ocho de septiembre de 2004 orquestó un montaje en la Mimosa con huesos quemados “cuando los diarios El Sol y Novedades publicaron que habían sido quemado y descuartizado mi hermano sin pensar en el dolor que me causaba y a la familia”, acusó.

Agregó, durante la conferencia ofrecida en la delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), que se pretendió dar carpetazo al tema cuando al Servicio Médico Forense (Semefo) llegó con la bolsa con huesos encontrada presuntamente en el lugar donde fueron encontrados los restos de Aguilera Lucas, lo que resultó falso, ya que la hermana del comunicador desaparecido señaló que en el sitio solo había un orificio de 1.20 metros de diámetro y la maleza alrededor no tenía daños. En cuanto a los restos óseos, a ser atraída la investigación por la Procuraduría General de la República (PGR), el análisis forense arrojó que eran de animal.

Dentro del contexto del problema la mujer indicó que la Capama le ha enviado oficios en el cual le avisan de un adeudo de 19 mil pesos por suministro de agua durante tres, años aunque no ha usado el servicio.

Dentro de algunas hipótesis sobre el móvil que motivó la desaparición de Aguilera Lucas, su hermana señaló que en su momento el periodista habló de los desvíos del Hospital de Taxco, al igual que los desvíos en las obras del Hospital de Santa Lucía, actualmente propiedad de René Juárez, acotó, lo cual incomodó al actual senador priísta y a sus allegados.

“No estoy vivo porque ellos quieren que esté viva sino por la mano poderosa del creador que me mantiene viva desde hace diez años”, concluyó. En la conferencia también se habló de las situaciones de obra pública y los complejos turísticos que ahora existen en la zona del que fuera hogar del periodista.