CHILPANCINGO, Gro., 7 de julio de 2014.- Los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) son los que van a  sufrir el voto de castigo por parte de las familias de los migrantes guerrerenses, luego de rechazar la figura del diputado migrante para la elección de 2015, advirtió el diputado panista Marcos Efrén Parra Gómez.

Al ser entrevistado, Parra Gómez criticó el hecho de que las bancadas del PRD y MC se hayan puesto de acuerdo para dar el madruguete a la hora de la votación, y que dicha figura se haya pospuesto para que entre en vigor hasta el año 2018, cuando en las reuniones previas habían coincidido en que se aprobaría para la próxima elección de 2015.

Dijo que es lamentable la postura de ese grupo de diputados, ya que el número de oriundos radicados en la Unión Americana, son aproximadamente  800 mil guerrerenses, lo que representa la cuarta parte de la población actual de Guerrero.

Además, acusó Marcos Parra, se menospreció el impacto político, social y económico que generan los migrantes, por atender intereses mezquinos de un grupo, ya que “ellos (los migrantes) aportan en remesas cerca de mil 200 millones de dólares anuales, que significan unos 15 mil 600 millones de pesos; es decir, casi la mitad del presupuesto anual del estado de Guerrero”.

Señaló que las remesas de los paisanos guerrerenses en los Estados Unidos, significan el segundo principal ingreso en Guerrero, después del turismo, por lo que, al dejarse fuera la representación de un diputado, se está cancelando la voz en el Congreso de un importante número de guerrerenses, quienes seguramente direccionaran su voto a favor de partidos como el PAN, que votó a favor de que se incluyera para la elección 2015.

Parra Gómez consideró que prevaleció una postura mezquina por parte de sus homólogos del PRD y Movimiento Ciudadano, pues ambos partidos ya se sienten en la principal mayoría en el próximo proceso electoral, por lo tanto serían ellos quienes dispondrían de un espacio para el diputado migrante.

Recordó que el PAN, es el único partido que ha percibido el verdadero peso social de los migrantes en la economía de México, por lo cual, dijo, los legisladores federales panistas, aprobaron en junio de 2005 la reforma que permitió por primera vez que los mexicanos residentes en el extranjero, pudieran ejercer su derecho al voto para la elección del Presidente de la República en julio de 2006.

Finalmente, Marcos Parra mencionó que “algunos amigos, integrantes de la Federación de Guerrerenses en Chicago y de Los Ángeles, son los primeros en manifestarme su descontento hacía un grupo de diputados que dejó fuera la figura del diputado migrante, en la reciente armonización de Reforma Política Electoral, y prometen un voto de castigo a través de sus familiares”.