MÉXICO, DF, 18 de enero de 2015.- La Fiscalía federal del Distrito Sur de California presentó el viernes cargos contra 117 personas por contrabandear grandes cantidades de metanfetamina y otras drogas dentro de Estados Unidos, según informa BBC Mundo.

 

Según la Fiscalía, 60 de los acusados pertenecen al Cártel de Sinaloa. Ismael Zambada, alias El Mayo, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, y dos de sus hijos se encuentran entre las cinco docenas de personas acusadas en 14 averiguaciones. Otro de sus hijos fue acusado hace algunos meses y se declaró culpable. Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, también hace parte de los acusados.

 

De acuerdo a información proporcionada por las autoridades de EU en una rueda de prensa en San Diego, la investigación comenzó en 2011 y estaba concentrada en un pequeño anillo de tráfico de drogas en los suburbios de San Diego, Chula Vista y National City, en el que interceptaron más de 200 llamadas telefónicas.

 

La acusación indica que el Cártel de Sinaloa contrabandeó metanfetamina y marihuana mexicana, y cocaína y heroína provenientes de Sudamérica, a través de la frontera entre México y EU, de los cuales les fueron incautados 652 kilogramos de metanfetaminas, mil 343 kilogramos de cocaína, 12 toneladas de marihuana, 53 kilogramos de heroína y más de 14.4 millones de dólares en químicos para fabricar drogas.

 

Zambada, de 64 años, padre de cuatro hijos, fue acusado de ser el principal administrador, organizador y líder del grupo criminal, y de ser capturado y juzgado en EU, podría enfrentar cadena perpetua y múltiples cargos de conspiración.

 

El Cártel de Sinaloa, durante mucho tiempo uno de los más poderosos de México, ha extendido su control hasta Tijuana, en la frontera con San Diego. Las autoridades estadounidenses dicen que el Cártel de Sinaloa utilizó su nueva fortaleza para introducir una oleada de metanfetamina barata en el país.

 

(Más en: http://bbc.in/1KRERzk)