CHILPANCINGO, Gro., 29 de diciembre de 2013.- Debido a que el número de bebés que nacen con algún problema congénito aumentó en los últimos años en los municipios que atiende la delegación en Guerrero del IMSS; la institución está impulsando pruebas como el tamiz neonatal para la detección oportuna de esos problemas en los recién nacidos, para prevenir consecuencias  irreversibles durante su desarrollo.

Dionisia Diego Galeana, coordinadora delegacional de Enfermería en Salud Pública de la institución, indicó que a cada niño que nace en los hospitales del IMSS se les aplica la prueba del tamiz, que consiste en una pequeña punción en el talón del recién nacido o tomando muestras de sangre del cordón umbilical y se colectan en un papel filtro especial llamado “Tarjeta de Guthrie” que se envía al laboratorio, ya que es difícil diagnosticar a simple vista alguna enfermedad o detectar padecimientos congénitos.

La funcionaria explicó que esta prueba se realiza cuando el niño tiene de tres a cinco días de vida, que es cuando ya ha iniciado su alimentación. Agregó que el objetivo del tamiz neonatal es detectar la existencia de una enfermedad o deficiencia congénita antes de que ésta se manifieste, para iniciar el tratamiento adecuado que evite o aminore sus consecuencias.

Cuando se encuentra algún cambio o alteración de la sangre se considera que el recién nacido es sospechoso de algún trastorno del metabolismo. Este caso sospechoso debe confirmarse a través de otros estudios, por lo que son turnados al Hospital General Regional No.1 “Vicente Guerrero” en Acapulco, para que se realicen las pruebas confirmatorias.

Las enfermedades que se detectan en el recién nacido con la prueba son hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria y deficiencia de biotinidasa;  estos padecimientos alteran el crecimiento y causan retraso mental. Asimismo otra enfermedad que detecta la prueba es la hiperplasia adrenal congénita que ocasiona deshidratación severa o la muerte, explicó la especialista.

Explicó que el hipotiroidismo congénito es la disminución de la producción de la hormona tiroidea en un recién nacido. El diagnóstico muy precoz generalmente lleva a un buen desenlace clínico. Los recién nacidos que son diagnosticados y tratados durante el primer mes suelen desarrollar una inteligencia normal.

Sin tratamiento, el hipotiroidismo leve puede llevar a que se presente retardo mental severo y retraso en el crecimiento. El desarrollo crítico del sistema nervioso tiene lugar en los primeros meses después del nacimiento. La deficiencia de la hormona tiroidea puede ocasionar daño irreversible.

La hiperplasia adrenal, que consiste en una deficiencia congénita de enzimas, la más frecuente es la deficiencia de la enzima 21, hidroxilasa. Esta deficiencia produce retardo en el crecimiento, deficiencia en el peso, deshidratación, convulsiones, pigmentación oscura de la piel o retraso mental.