CHILPANCINGO, Gro., 18 de julio de 2015.- La fuga de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán no habría sido posible sin una decisión institucional atípica: nunca cambiarlo de celda.

Lo anterior, según publica Reforma, pese a que por rutina los internos de alto perfil periódicamente pasan de una a otra celda o hasta son trasladados a otro penal.

Un funcionario federal conocedor de la investigación confirmó que desde el 22 de febrero de 2014, cuando fue detenido en Mazatlán, hasta el sábado pasado, cuando escapó por un túnel, ‘El Chapo’ siempre estuvo en la celda 20, en el área de tratamientos especiales del penal federal del Altiplano.

Sigue la nota aquí