CIUDAD DE MÉXICO, 28 de marzo de 2016.- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, señaló que no se puede atacar el problema de las drogas en México sino hasta que se desmantelen las estructuras de la delincuencia.

Al llevarse a cabo la quinta mesa de las audiencias para el posicionamiento de México hacia la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones sobre el problema mundial de las drogas (UNGASS 2016, por sus siglas en inglés), el Ombudsman nacional indicó que es necesario actuar más del lado de la prevención que de la prohibición.

“El adicto no debe verse como un delincuente y el control debe verse más como un problema de salud”, dijo González Pérez ante expertos que analizan los desafíos para la impartición de justicia de una nueva estrategia global contra las estupefacientes.

La nota en Quadratín México.