CHILPANCINGO, Gro., 28  de marzo de 2014.- Unos 120 elementos de la Policía Municipal de Chilpancingo iniciaron una protesta para exigir mejores condiciones laborales. Iniciaron con una marcha hacia el zócalo y un mitin frente al palacio municipal, donde ya son atendidos por el secretario de Finanzas, Jesús Uriostegui.

Luego de que el 1 de marzo la Policía Federal tomara el control de la seguridad en la ciudad por la implementación del operativo Juntos por Chilpancingo, los policías municipales que estaban concentrados en el Cuartel General para su capacitación, denuncian que han permanecido sin acceso a los mínimos servicios de limpieza o alimentación; no les dejan ver a sus familiares, solamente les dan acceso para informarles cómo están.

Los inconformes denunciaron que llevan más de un mes acuartelados durmiendo y comiendo en el piso, sin que hasta el momento les hayan informado los resultados de la evaluación, porque tampoco les han dado armamento para realizar su trabajo. Además denunciaron que el cuartel de policía está en pésimas condiciones: los baños no sirven, no hay agua y por las noches duermen en la intemperie en cartones y bolsas de plástico.

Los policías municipales arribaron al ayuntamiento de Chilpancingo y exigieron ser atendidos por el alcalde Mario Moreno Arcos, para que atienda y resuelva sus demandas.

A los uniformados los atiende el secretario de Finanzas, Jesús Uriostegui, donde esperan una solución, de lo contrario tomarán el Ayuntamiento por tiempo indefinido.