MÉXICO, 5 de marzo de 2015.- Dromedarios, camellos, cebras, tigres y caballos han pasado de ser las estrellas de circos en el Distrito Federal, a vivir un exilio sin gloria en el pueblo de Tepojaco, municipio de Tizayuca en el estado de Hidalgo, publica Quadratín.

Este exilio animal es consecuencia de las modificaciones a la Ley de Espectáculos Públicos que prohíben la utilización de especies en carpas, una ley propuesta por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cuya aprobación ha sido presumida en miles de spots.

En el predio de dos hectáreas se ve a cinco tigres encerrados en jaulas donde apenas pueden moverse y deben permanecer encerrados, pues su habilidad para saltar aumenta la posibilidad de que escapen. Asimismo, amarrados a postes se ve a otros animales que han dejado de maravillar a las multitudes y ahora languidecen en este sitio que ya es llamado ‘El panteón de los circos’, de acuerdo con el líder de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo (UNEAC), Armando Cedeño.

Más información en Quadratín Hidalgo