CHILPANCINGO, Gro., 17 de octubre de 2014.- El delegado de la Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Sedatu, Héctor Vicario Castrejón, rechazó cualquier vínculo con la delincuencia organizada y por el contrario dijo que es víctima de una persecución sistemática de esas organizaciones.

Según lo publicado por Milenio, el funcionario destacó que en el año 2000 sufrió el secuestro de su padre y posteriormente, siendo presidente del Congreso del Estado sufrió un intento de plagio por parte de una célula delictiva, gracias a la pericia de su chofer logró huir pero su camioneta recibió varios impactos de bala.

Debido a esos hechos y otras amenazas, el delgado de Sedatu sacó a su familia de su natal Huitzuco de los Figueroa, y él se mudó a Chilpancingo.