CHILPANCINGO, Gro., 11 de julio de 2014.- El alcalde de Chilapa, Francisco Javier García González, señaló que por parte de su administración no se ha tomado ninguna medida que pudiera significar una especie de toque de queda ante los recurrentes episodios de violencia que se han sucedido esta semana y que han arrojado un saldo de catorce víctimas.

El munícipe aclaró que lo que sí se ha hecho es emitir una recomendación a los habitantes para que se abstengan de transitar por las calles a altas horas de la madrugada, para cuidar su integridad y la de sus familias ante alguna eventualidad, pero señaló que durante el día las actividades son normales en la ciudad, que es el punto de confluencia comercial de una vasta zona del estado.

García González indicó que Chilapa ha tenido un apoyo inmediato de las instancias estatal y federal, a las que ha recurrido para enfrentar la inseguridad que se ha incrementado, ante la disputa por el control territorial de bandas ligadas al crimen organizado, ante las cuales la capacidad de reacción de la corporación policiaca municipal es muy limitada, porque se restringe a acciones eminentemente preventivas.

Destacó el arribo de un número indeterminado de elementos tanto estatales como de las fuerzas especiales federales, que permanecerán en Chilapa de manera indefinida, ya que la comisión de ese tipo de delitos, tanto de portación de armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas, como lo que está relacionado con el narcomenudeo y el narcotráfico, son temas que corresponden al ámbito federal.

Sobre la eventual creación del Mando Único Policial, el alcalde dijo que se hará lo que se tenga que hacer y si se considera que el mando único es viable, desde luego que se integrará, porque el objetivo primordial no es sólo que Chilapa supere esta crisis de violencia, sino que recupere la tranquilidad y armonía que la había caracterizado.