CHILPANCINGO, Gro., 2 de mayo de 2014.- No se ha autorizado alza alguna a las tarifas de transporte público en zonas urbanas, ni hay algún estudio socioeconómico en marcha con tal fin, señaló el director de la Comisión Técnica de Transportes y Vialidad, Juan Larequi Radilla, quien reiteró que el concesionario que incurra en aumentos arbitrarios será sancionado como lo establece el reglamento vigente.

El funcionario señaló que cualquier aumento aplicado unilateral y abusivamente por los transportistas, no tiene ninguna justificación y la administración estatal estará vigilando que no se atente de esa manera en contra de la economía de las familias.

Sin embargo este jueves estudiantes de diversas unidades académicas de la Universidad Autónoma de Guerrero convocaron a una marcha en contra de un eventual incremento al transporte, mismo que los organizadores señalaron que ya se aplica en rutas foráneas que van a la región de la montaña y en cualquier momento podría iniciar en la capital.

Cristian Sánchez Vega, estudiante de Sociología en la UAG, indicó que se han convocado a todas las expresiones de estudiantes, a grupos sociales a representantes de colonias y al pueblo en general, para que participen en esta marcha, cuya única finalidad es evitar se cometan abusos al incrementar arbitrariamente la tarifa del transporte público.

Al respecto los organizadores señalaron que hace algunas semanas empezaron a aparecer letreros en el interior de las camionetas de pasajeros, en las que se anuncia que la tarifa en Chilpancingo aumentará de 5 a siete pesos, ello significaría un aumento del 40 por ciento y sería un “brutal golpe a la economía popular”.

En otro tema ligado al transporte, Larequi Radilla informó que en octubre próximo una sola empresa integradora aglutinará a concesionarios del sector transporte en Acapulco, con el objetivo de administrar el nuevo sistema colectivo de transporte urbano Acabús.

Indicó que para lograr tal objetivo se han establecido mesas de trabajo con representantes de todos los bloques que operan en el puerto, los cuales cubren todas las rutas, incluida la Costera, Cuauhtémoc, Centro, Maxitúnel, Ruiz Cortines, La Cima, Renacimiento, La Venta, Paso Limonero, Caleta, Zapata, Constituyentes y Cine Río.

Larequi Radilla recordó que “el reglamento de transportes dictamina que los bloques deben establecerse en empresas para poder explotar las concesiones. Se ha tratado con todas las organizaciones, bloques y empresas que operaban diferentes rutas. Ellos harán la propuesta del nombre de la empresa”.

Abundó que “un fideicomiso será el encargado de los cobros y la administración de los recursos” y agregó que más de 360 concesiones de camiones urbanos serán retiradas para incluir nuevos autobuses, que son los que formarán parte del Acabús.