DISTRITO FEDERAL, Mex., 19 de diciembre de 2013.- Los impuestos de los ciudadanos sirven, entre otras cuestiones, para cubrir el presupuesto de los congresos estatales. A la mitad del ranking presentado por un Reporte Legislativo, se encuentra Guerrero, donde por cada habitante se erogan 118.46 pesos en el Congreso estatal, resultado de dividir el presupuesto total del legislativo local –de 401 millones 418,638 pesos– entre el número total de guerrerenses, tres millones 388,768 personas.

Los quintanarroenses son los ciudadanos de la República con el mayor gasto per cápita para el presupuesto de su Congreso estatal, en tanto que los poblanos son quienes dedican la menor cantidad de recursos públicos para mantener a su Legislatura local.

La cámara capitalina de diputados locales es el órgano legislativo con el mayor presupuesto asignado para este año –1,472 millones 274,250 pesos–, pero si se considera la población que representa –ocho millones 851,080 personas según el censo 2010 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi)– el gasto por cada habitante es de 166.34 pesos anuales.

Esta cifra es 35% menor de lo que se eroga en Quintana Roo, entidad que, con una población de un millón 325,578 personas y con un presupuesto para su Congreso estatal de 338 millones 941,446 pesos, gasta en este rubro 255.69 pesos anuales por cada habitante, la cantidad más alta en este ranking.

En contraste, Puebla, con cinco millones 779,829 habitantes, gastó en su Congreso 168 millones 190,904 pesos; esto es 29.10 pesos por cada poblano, lo cual coloca a esta entidad en el fondo de la tabla.

Por su parte, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) se ubica en la novena posición.

El Reporte Legislativo de Integralia destaca que, para su funcionamiento durante 2013, los congresos locales en México recibieron 11,598.2 millones de pesos, lo que significa que en promedio cada uno contó para su operación anual con 362.46 millones de pesos, así lo informó NNS de Oaxaca.