CHILPANCINGO, Gro., 19 de diciembre de 2013.- Las relaciones obrero patronales en el estado, que se temía se complicaran luego de la contingencia climatológica de hace tres meses, se han mantenido en un nivel de normalidad, por lo que la actividad productiva no ha sufrido contra tiempos de importancia, señaló el secretario del Trabajo y Previsión Social del gobierno del estado, Alberto López Rosas.

Destacó que un factor decisivo para ello ha sido el hecho de que los índices de desempleo no se dispararon este año y se mantuvieron muy por debajo de la media nacional, con un 2.8 contra un 5 por ciento. Además hay que recordar que el ambiente laboral ha sido propicio, pues en los últimos meses no han estallado huelgas.

Al hablar de su pronóstico para el próximo año en la materia, dijo que es muy positivo, pues existen buenas perspectivas por el hecho de que la entidad recibirá recursos presupuestales extraordinarios para su reconstrucción, pues con los más de 30 mil millones de pesos que se aplicarán en ese rubro, hay garantía de que habrá empleo y que con ello las familias tendrán asegurado su ingreso económico y su sustento.

Aseguró que la inminente temporada vacacional servirá para evaluar el comportamiento a futuro de la actividad económica estatal, pues si Guerrero logra superar la adversidad climatológica y sigue siendo el estado preferido por los turistas nacionales, el crecimiento económico en 2014 por lo menos se mantendrá similar al de este año que finalmente no fue del todo malo.

Además, mencionó, a pesar de la contingencia provocada por las lluvias, “la planta productiva se mantuvo, además de que hemos tratado de conciliar intereses entre sindicatos y empresas y hemos avanzado en las negociaciones con las que hemos evitado huelgas principalmente en los destinos turísticos del estado”, lo que seguramente repercutirá en el incremento de la ocupación hotelera, que es un referente que mide nuestro dinamismos económico.

Sobre el fenómeno migratorio que prevalece en la entidad, López Rosas señaló que es normal y sólo muestra que existe movilidad laboral, es decir las personas se trasladan a donde haya trabajo y recordó la época en que Acapulco, en pleno auge y crecimiento como destino turístico atraía mano de obra de muchos estados del país.