CHILPANCINGO, Gro., 24 de julio de 2014.- El dirigente de la Casa de Justicia paralela a la casa matriz de San Luis Acatlán, Eliseo Villar Castillo aceptó que golpearon al secretario general del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en ese municipio, Braulio Pimentel Antúnez, por oponerse a la detención.

Y agregó que “mis policías están muy inconformes” por el homicidio de uno de sus compañeros.

Asimismo, justificó la agresión diciendo que fue “por el rescate de la institución comunitaria”.

De acuerdo con lo publicado en El Faro de la Costa, insistió en que los golpes y torturas que denunció el agraviado son menores en relación a la muerte del policía comunitario de Cuajinicuilapa, y aceptó que los policías que operan en la Casa de Justicia paralela que él maneja son de diferentes pueblos de la región, “algunos de la comunidad de donde era el difunto”.

Contrario a lo que aseguran los coordinadores de la casa matriz, de que vendió el proyecto comunitario con la credencialización de la Policía Comunitaria por los gobiernos estatal y federal, Villar Castillo insistió en que está protegiendo a la CRAC de un desarme y de detenciones.

Expuso que no se trata sólo de ser autoridad, sino que “hay que respetar reglas” y el grupo de Abad García, el coordinador de la Casa Matriz, “no reconoce sus delitos”.

Por su parte Braulio Pimentel fue intervenido quirúrgicamente en la clínica La Familia en Marquelia el pasado domingo 20 de julio, a consecuencia de la golpiza.