En el 2013 la violencia y la delincuencia le costaron al país 215,000 millones de pesos, equivalentes a casi 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB), dijo Roberto Campa, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación (Segob).

De acuerdo a información publicada en El Economista, el funcionario señaló que en México, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013 indica que el costo nacional por consecuencia de la inseguridad y el delito ascendió a 215,000 millones de pesos, es decir, 1.34% del Producto Interno Bruto.

Al inaugurar la semana de la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, Roberto Campa Cifrián dijo que la cifra se sustenta en una investigación hecha por el INEGI, y que sería con base en los delitos denunciados, cierre de negocios y fuga de inversiones, así como en la inversión del gobierno en el tema de seguridad.

En su discurso inaugural, el funcionario de la Secretaría de Gobernación aseguró que según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, en el 2013 más de 70% de la población mayor de 18 años indicó que percibe a su entidad como insegura.

En entrevista, Roberto Campa expresó que aunque en materia de seguridad siguen registrándose crisis de violencia en algunas regiones del país, ha habido avances en Michoacán, en la región de La Laguna, en Coahuila; en Monterrey, Nuevo León, y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Especificó que en el caso de Juárez, se logró reducir en 80% los homicidios, pues antes se registraban hasta 10 denuncias diarias por secuestro, desde hace cinco meses no se ha registrado una sola.

Destacó que aunque hay entidades como Guerrero, donde se registran hasta 50 homicidios diarios, hay otras como Yucatán, Aguascalientes e Hidalgo, que tienen estándares de seguridad comparables con los mejores lugares del mundo.

Afirmó que en términos nacionales, mientras que a finales del 2012 -el último año de gobierno del expresidente Felipe Calderón-, el número de homicidios por cada 100,000 fue de 19 casos, es decir, 60 homicidios diarios. El año pasado, destacó, “hubo una reducción muy importante (…) de un poco más de 16%, sigue habiendo 50 homicidios diarios”, reconoció.