CHILPANCINGO, Gro., 19 de abril de 2015.- El próximo fin de semana Ángel Aguirre Rivero se reincorporará como gobernador constitucional de Guerrero y nombrará como secretario general de Gobierno al senador perredista Sofío Ramírez Hernández.

 

En entrevista realizada en Chilpancingo, Ramírez Hernández informó que el viernes 24 de abril Aguirre Rivero entregará al Congreso la notificación de reincorporación como gobernador constitucional.
Ya reinstalado como mandatario, Ángel Aguirre realizará cambios en el gabinete; el primero será nombrar a Sofío Ramírez Hernández como secretario general de Gobierno, cargo que actualmente ocupa David Cienfuegos Salgado.

 

Ramírez Hernández indicó que el martes 21 solicitará licencia al Senado para separarse del cargo e integrarse al gabinete estatal.
Su nombramiento se realizará el sábado 25 de abril a las 10 de la mañana, en las oficinas de la Promotora Turística (Protur), en el puerto de Acapulco.
El senador recordó que Aguirre solicitó licencia para no entorpecer las investigaciones y ponerse a disposición de las autoridades por los hechos ocurridos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala: dos ataques perpetrados por el grupo delictivo Guerreros Unidos y policías municipales coludidos, que dejaron un saldo de seis muertos y 43 estudiantes de Ayotzinapa aún desaparecidos.
Un mes después de los hechos, el 24 de octubre, el Legislativo aprobó en sesión extraordinaria la licencia de Águirre Rivero para separarse temporalmente del cargo; dos días después, los diputados designaron al catedrático Rogelio Ortega Martínez como gobernador interino, por un periodo de seis meses que concluirá el viernes 24 de abril.
Ramírez Hernández sostuvo que Aguirre Rivero “tiene todo el derecho constitucional” de reincorporarse al cargo como gobernador al vencimiento de su permiso temporal.
El senador criticó el gobierno que encabezó Rogelio Ortega Martínez durante sus seis meses de interinato: “Cometió graves excesos, Guerrero no merece un gobierno así, ¡por supuesto que Rogelio Ortega se va a ir!”, advirtió.
Dijo que entre los excesos cometidos por Ortega Martínez estuvo la “ingratitud hacia Ángel Aguirre Rivero”, quien fue el que lo recomendó en el cargo como gobernador interino.
“Sus declaraciones en los medios fueron excesos de ingratitud. Como la vez que llamó herencia maldita al gobierno de Aguirre o cuando celebró su supuesta detención. Son cosas que duelen”, expresó Ramírez Hernández.
Reconoció que, a casi siete meses de ocurrido el caso Ayotzinapa, las condiciones en Guerrero aún son adversas y persiste la inconformidad social.
Sin embargo, dijo que aceptará el reto porque su amigo Ángel Aguirre lo invitó a formar parte del gabinete desde hace algunos años.
“Hoy lo acepto por las condiciones en que se encuentra Guerrero, porque quiero aportar mi mayor esfuerzo. Lo hago por mi estado y porque soy amigo de Ángel Aguirre Rivero y porque voy a estar con él aun en las adversidades”, explicó.
Adelantó que como secretario general de gobierno buscará, en primer lugar, regresarle a Guerrero el principio de gobernabilidad y buscar la armonización social.