ESTOCOLMO, Suecia. 2 de febrero de 2015.- El disco de su artista musical predilecto, la película que ni siquiera se estrena, el libro que apenas ha sido exportado fuera de Europa, todas las temporadas de Game of Thrones y Breaking Bad, la versión corregida y aumentada de cualquier aplicación para iPod, toneladas de pornografía y los mejores programas de diseño automotriz a alcance de sus manos… ¡Completamente gratis!

 

Si la oferta le parece atractiva, le congratulará saber que The Pirate Bay, el más grande y polémico sitio web de descargas gratuitas, está nuevamente en línea desde este fin de semana, ofrendándose a cumplirle todos sus deseos y “obsequiarle prácticamente cualquier cosa exista el internet sin pagar un quinto”, según reporta The Telegraph en su versión digital.

 

Sólo piénselo; las posibilidades son infinitas.

 

Al momento, se reporta que el nuevo sitio de The Pirate Bay amplió su ancho de banda, no cuenta con comerciales publicitarios (lo que facilita las descargas), recuperó todos los enlaces de su versión preva, modificó su logotipo de un Barco Pirata para transformarlo en un Ave Fénix y, “por lo demás, todo está funcionando correctamente y no parece haber grandes cambios”.

 

La resurrección histórica de The Pirate Bay se produce luego de que, el pasado 9 de diciembre de 2014, las autoridades suecas clausuraran los servidores de este coloso de la piratería cibernética, mismos que se encontraban localizados en un búnker antinuclear cerca de Estocolmo.

 

Previamente, los tres fundadores de la web creada como un espacio para el trasiego de información, habían sido atrapados por la justicia: Fredrik Neij en Tailandia (4 de noviembre de 2014), Peter Sunde en Suecia (10 de julio de 2013), Gottfrid Svartholm Warg en Camboya (30 de agosto de 2012)… todos ellos procesados y condenados por violación a los derechos de autor.

 

Al respecto, The Telegraph recuerda que el sitio ha sido de baja en más de un ocasión y que el dominio thepiratebay fue nulificado del ciberespacio hace tiempo, no obstante, siempre existen expertos informática dispuestos a ‘resucitarlo’ aún cuando las tres cabezas detrás del proyecto se encuentran tras las rejas.

 

En últimos años, los sitios que permiten el trasiego libre de archivos como The Pirate Bay, Megaupload, Magnovideo, SeriesPepito, Taringa, SeriesYonkis y un largo etcétera han sido vapuleados por las distintas leyes de Propiedad Intelectual, de forma que los administradores de estas páginas han terminado por borrar todos sus enlaces ilegales, enfrentado la justicia, darse a la fuga o, simplemente, adaptarse a la nueva legislación.

 

Cabe mencionar que es posible que The Pirate Bay puede alzarse una infinidad de veces debido a que utilizan ‘torrents’ para almacenar metadatos, es decir “información acerca de un archivo de destino… aunque no contiene información acerca del contenido del archivo”.

 

A modo de breviario el ‘torrent’ permite la localización de diferentes piezas de un archivo de destino, mismo que se encuentra ‘dividido’ en el ciberpesacio y se enlaza a través de sitios como The Pirate Bay. Cuando un cliente a iniciado una descarga por torrent, los fragmentos del archivo de destino se recopilan a un velocidad increíble y, una vez que todos los fragmentos son descargados, el cliente puede ensamblarlos en una forma utilizable.

 

¡Y listo! ¡Prepárese a disfrutar del botín!

 

Leer más en The Telegraph