IGUALA, Gro., 17 de enero de 2014.- Para evitar el “efecto cucaracha”, el gobierno federal y el Ejército deben reforzar la vigilancia y seguridad en los límites de Guerrero y Michoacán, declaró el diputado del PRD, Oscar Díaz Bello, quien no descartó que la ola de violencia que azota al estado de Michoacán vaya a repercutir en Guerrero, pues algunos grupos delictivos pueden lograr introducirse a la entidad.

En declaraciones a reporteros, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso guerrerense consideró que se debe reforzar la seguridad entre los límites de Guerrero y Michoacán para evitar brotes del “efecto cucaracha” y “brinquen” a nuestro estado los grupos delincuenciales del estado vecino.

Consideró que el gobernador, en coordinación con el Ejército, ha tomado las medidas adecuadas para contener la violencia en nuestro estado.

No negó que en Guerrero haya brotes de inseguridad y de violencia, pues consideró que es difícil para los gobiernos estatal y federal atacar la inseguridad que generan los grupos organizados.

Díaz Bello consideró que hay tintes políticos y falta de sustento en el informe hecho por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en torno a la inseguridad y los grupos de autodefensa en el estado, “creo que existen tintes políticos y pretenden desacreditar no solamente al gobernador sino también a presidentes municipales como el de Acapulco”.