CHILPANCINGO, Gro., 16 de diciembre.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores informó que sólo el 16 por ciento de los policías estatales son aptos para desempeñar el servicio, debido a que el resto reprobó el examen de control de confianza, es decir el 84 por ciento.

“Sólo el 16 por ciento de la plantilla de la policía estatal, son aptos para desempeñar sus labores; los demás no aprobaron el examen de control de confianza”, dijo este miércoles en Casa Guerrero al dar lectura a un informe de conclusiones del Proceso de Entrega-Recepción estatal.

Además reveló que sólo la mitad de los policías se encuentran asignados en áreas operativas.

“El presupuesto estatal para seguridad pública es limitado. No obstante que Guerrero es de las entidades con mayores índices delictivos del país. La lucha que hoy enfrentamos contra el crimen la estamos dando con el apoyo de la Federación y nuestras fuerzas armadas federales, que como lo dije en días recientes la estrategia ha sido eminentemente de contención”, reiteró.

Astudillo Flores dio a conocer además que se perdieron 63 millones de pesos del Programa de Prevención del Delito por falta de gestiones correspondientes en la administración anterior, y que “encontramos un reducido avance en el sistema penal acusatorio e incorrecta aplicación de los recursos destinados a este proyecto”.

 

El déficit en desarrollo social, educación y salud

Al referirse al tema de desarrollo social, el mandatario estatal informó que por la falta de previsión presupuestal de 15 millones de pesos, se dejaron de pagar cerca de 8 mil becas, “las cuales deberán ser absorbidas por la administración que encabezo”.

En la Secretaría de Educación, dijo, “nos encontramos que existen 19 mil plazas que están fuera de presupuesto del Sector Educativo, lo que equivale a un déficit presupuestal de alrededor de 2 mil 400 millones de pesos y se tiene un adeudo acumulado de 9 mil 241 millones de pesos”.

Al respecto abundó que más de 300 mandos medios tampoco están considerados dentro del presupuesto de la Secretaría.

“Y además, estamos obligados a pagar más de 232 millones de pesos en prestaciones que también están fuera del presupuesto”, afirmó el gobernador.