MÉXICO, DF. 8 de diciembre de 2014.- Tal y como reporta El Financiero, el peso gano terreno y se apreció en un 0.31%, provocando que cerrara a una tasa de 14.34 pesos por dólar (cuando al mediodía había alcanzado los 14.75), según la información de Banco de México, rompiendo una racha negativa de dos jornadas a la baja.

 

La moneda mexicana avanzó pese a la persistente caída en los precios del petróleo y la divulgación de indicadores económicos débiles en China y Japón, que avivaron preocupaciones sobre el crecimiento global, no obstante, el verdadero motivo que permitió al peso avanzar en la bolsa fue que la Comisión de Cambios del Banco de México decidió adoptar la medida de subastar dólares diarios en caso de que la moneda estadunidense se aprecie 1.55 por ciento (22 centavos), respecto al tipo de cambio del día anterior.

 

Conforme a Milenio, entre noviembre y lo que va de diciembre de este año, el tipo de cambio se movió de los 13.50 pesos por dólar hasta los 14.11 pesos (tipo de cambio para solventar obligaciones), ello en gran medida de las distintas crisis de confianza política, inseguridad, opacidad y desfalco por las que atraviesa el país.

 

La jugada del Banxico:
1.- A partir del 9 de diciembre, y hasta nuevo aviso, el Banco de México ofrecerá diariamente 200 millones de dólares mediante subastas a un tipo de cambio mínimo en caso de apreciarse 1.55 por ciento.

 

2.- Por ejemplo, si hoy la cotización del dólar cierra en 14.36 pesos por unidad y mañana rebasa los 14.58 pesos, la Comisión de Cambios intervendría con la subasta de dólares como una medida para intentar estabilizar la paridad cambiaria.

 

3.- En caso de que continúe la volatilidad en el mercado cambiario, las variaciones “tienen que ser más acotadas”, es decir; el dólar no se puede apreciar más de 1.55%, de un día para otro, es decir no se puede encarecer más de 22 centavos.

 

4.- El hecho de anunciar que el tipo de cambio no puede apreciarse más de 1.5 por ciento, obliga a que el mercado se ajuste en estos rangos.

 

Leer más en Milenio y El Financiero