CHILPANCINGO, Gro., 16 de julio de 2014.- Damnificados guerrerenses, afectados por la tormenta tropical Manuel el pasado mes de septiembre, aún no reciben 200 casas prefabricadas debido a que el predio donde serán colocadas carece de un estudio de impacto ambiental y una licencia de construcción.

Otro de los retrasos se debe a que durante el proceso de la compra del predio conocido como “El Mirador”, hubo un litigio judicial de deslinde del terreno, según confirmaron autoridades del Ayuntamiento de Chilpancingo.

En consecuencia, la entrega de 80 casas que la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) había programado para el martes 15 de julio, tuvo que postergarse hasta el 15 de agosto cuando hará entrega de todas las viviendas, según reporta el diario AM.

La subsecretaria de Obras del Ayuntamiento, Verónica Vega, explicó que el litigio judicial que enfrentó el dueño del terreno con el propietario de un predio vecino, provocó el retraso de la obra, sin embargo, aclaró que ya concluyó y la dirección de Catastro municipal tiene todo en regla para que la obra continúe.

Vega y el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (Capach), Juan Carlos Robledo, afirman que todavía no hay fecha para que inicien los trabajos para introducir los servicios públicos del fraccionamiento donde vivirán mil 100 familias.

Al respecto, Robledo dijo que la Capach ya tiene el proyecto para dotar del servicio de agua y de drenaje, pero para ponerlo en marcha se requieren 15 millones de pesos.

“Estamos por ver si se construye un camino de acceso en forma provisional o un puente vehicular que pase por arriba de la Autopista del Sol, eso lo estamos viendo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes”, afirmó Vega.

Por su parte, el presidente del Colegio Guerrerense de Arquitectos, Cozovi Isacc Ocampo -quien asesora a los damnificados-, dijo que la Sedatu no ha presentado un estudio de impacto ambiental que establezca que el fraccionamiento contará también con un mercado, áreas verdes, centro de salud y escuelas.

Recordó que en un principio habían dicho que serían reubicadas mil 400 familias en un predio de 11 hectáreas, pero ahora dicen que sólo se compraron 7 hectáreas para mil 100.