ACAPULCO, Gro., 5 de octubre de 2014.- El procurador de Guerrero, Iñaky Blanco, anunció la captura de cuatro sujetos, presuntamente culpables del secuestro y ejecución de los 43 jóvenes normalistas, desaparecidos desde el 26 de septiembre pasado.

 

En conferencia de prensa, el funcionario del gobierno de Guerrero, aseguró que los detenidos ya fueron entregados a la SEIDO y reveló que son integrantes del grupo criminal denominado ‘Guerreros Unidos’.

 

Mencionó que durante las primera diligencias, los detenidos aseguraron que quien les ordenó ejecutar a los normalistas fue uno de los líderes del mencionado grupo criminal, apodado ‘El Chuky’, quien les mandó a quemar los cuerpos con diésel o gasolina.

 

“La detención de cuatro sospechosos nos indica que todo fue una orden directa de los altos mandos de este grupo del narcotráfico y que fueron quienes los ultimaron.

 

“Además que relatan como los llevan a una fosa clandestina en la colonia Pueblo Viejo para ejecutarlos y abandonar los cuerpos en dicho paraje del municipio de Iguala”, dijo el procurador.

 

Reveló que hay 30 policías municipales involucrados con el grupo criminal ‘Guerreros Unidos’ y reveló que forenses argentinos participarán en el reconocimiento de los cuerpos, y los resultados tardarán entre 15 días hasta dos meses.

 

Mencionó que el director de la Policía Municipal de Iguala, de apellidos Salgado Valladares está detenido por ser él, según las investigaciones, quien ordenó la detención de los estudiantes.

Además, El Finaciero publica que  Iñaky Blanco Cabrera, confirmó que fueron rescatados 28 cuerpos de las fosas clandestinas ubicadas en las inmediaciones de la comunidad de Pueblo Viejo, perteneciente al municipio de Iguala, pero aclaró que “aún no están en posibilidades de confirmar si se trata de los normalistas desaparecidos.

El funcionario detalló que algunos cuerpos están completos, pero la gran mayoría están desmembrados y todos fueron calcinados utilizando un acelerador químico que podría tratarse de diésel o gasolina, lo cual ocasionará que su identificación por medio del ADN pueda tardar de entre 15 días hasta dos meses.