TLAPA, Gro., 4 de diciembre de 2013.- Campesinos de Copanatoyac se quejaron de la “burla ante la desgracia” de la Secretaría de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) porque funcionarios se negaron a ofrecerles apoyo a pesar de que en las comunidades hay mínimo 60 hectáreas afectadas por las lluvias de septiembre.

Pedro Campos comisario de Patlicha, localidad de Copanatoyac, avisó que los campesinos están en problemas, aunque informaron de la pérdida de al menos 10 hectáreas de cultivos a Sagarpa, la dependencia les indicó que no tendrán apoyo, porque en mayo ya les dotaron de una bomba y tres litros de herbicida, aunque el desastre natural ocurrió meses después.

Para el caso de Potoichán hay 85 campesinos y sus familias, afectadas por la pérdida de siembras de caña, maíz, frijol y árboles frutales, pero no existe ningún apoyo del gobierno federal denunció una mujer de la comunidad durante una entrevista a integrantes de la UPOEG en la Montaña de diferentes municipios.

En la cabecera municipal, hay un cerro que se sigue desgajando y aunque acudió personal de Chilpancingo y el Estado de México, nadie les dice nada, por lo cual vecinos del barrio de la luz, están en la incertidumbre porque “ni siquiera el alcalde nos ha visitado, ni nos dicen nada en el ayuntamiento”, comentó Ramiro Aguilar.

Félix Ramírez Sierra, habitante de Tlacoapa informó que el hospital de la cabecera está en peligro, porque el río sigue provocando deslaves y nadie les da una respuesta de a dónde serán reubicadas las familias, cuyas viviendas se perdieron o están en riesgo, en tanto que los desgajamientos continúan y hay gente en campamentos, agregó que hay un kinder que no ha sido reconstruído.

“No ha llegado el muro de protección que prometió el gobernador Ángel Aguirre cuando vino a Totomixtlahuaca”, lamentó un habitante del mismo municipio.

En cuanto a Metlatónoc, Adelaido Beltrán señaló que en la  Escuela Primaria Benito Juárez de Lagunilla Yukutuni no hay luz y en el pueblo hay cinco postes a punto de caerse, además de familias que no tienen definida su reubicación, y en alrededor de 150 viviendas, aún hay deslaves.

Otros habitantes nasavi del municipio, afirmaron que desde el  kilómetro 34 de la  carretera Tlapa-Metlatónoc, en el camino que va hacia  la comunidad Vicente Guerrero, la cual cruza varias comunidades más, está destruído y existe riesgo para quienes transitan por éste, ya que no se le ha proporcionado ninguna reparación.