CHILPANCINGO, Gro., 1 de mayo de 2015.- Funcionarios de la Secretaría de Salud federal criticaron la falta de recursos humanos, parque vehicular y manejo inadecuado en insecticidas considerados peligrosos para el combate de chikungunya en Guerrero.

Se encuentran en la entidad el director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Jesús Felipe González, quien con su equipo de trabajo diseña un plan rector para el brote de la chikungunya y dengue.

En un evento privado se reunieron con personal de Salud estatal y municipal donde señalaron las grandes fallas al interior de la dependencia, expusieron que el manejo de los químicos por parte del personal es inadecuado y la mayoría de estos están caducados.

El insecticida comprado por el gobierno del estado no es el indicado para combatir el mosco transmisor, el que utilizan es para exterminar termitas y otro tipo de plagas, ante esto el personal de salud del gobierno del estado utiliza el doble del químico por lo que el gasto económico es mayor pero sin buenos resultados.

El secretario de Salud en el estado, Edmundo Escobar, dijo que se tienen registrados 350 casos de chikungunya y 3 mil 500 más como sospechosos, dijo que hay un déficit económico en el gobierno de Guerrero y que si él es el culpable de este brote que es incontrolable, que le corten la cabeza.

En Acapulco los focos rojos están en las colonias Zapata, Renacimiento, Progreso, Coloso, Colosio, donde se concentra la mayoría del mosquito transmisor.

El funcionario lamentó que estas zonas tengan menos trabajo de saneamiento básico y reconoció que la dependencia a su cargo no tiene la capacidad para dar una solución al cien por ciento.