CHILPANCINGO, Gro., 4 de diciembre 2013.- El diputado local, Héctor Astudillo Flores, señaló que el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se ha caracterizado por su política reformista, en la que se ha avanzado mucho, pues incluso la político electoral acaba de ser aprobada, pero con estos grandes cambios no hay resultados inmediatos, por lo que el próximo año será definitivo para consolidarlos.

Destacó que la reforma político electoral fue un gran paso para tener una vida democrática consolidada y de vanguardia, pues incluye asuntos de gran trascendencia como la reelección de senadores, diputados y alcaldes, así como la transformación del IFE en Instituto Nacional de Elecciones, así como otros más.

Agregó que se espera que para el próximo año el equipo del presidente Peña Nieto lleve a cabo una operación a fondo, para que esas reformas se transformen en beneficio para los mexicanos. Esto se espera sobre todo con la reforma energética que ya entra en la recta final del proceso legislativo y todo indica que quedará aprobada en breve.

Otro de los aspectos que el régimen federal deberá atender en 2014 y lo hará seguramente de manera vigorosa, es la seguridad ya que en este tema debe imprimirse más claridad a la estrategia, lo que es apremiante resolver pues es lo que más reclama la población en base a las encuestas.

También la economía deberá reactivarse, es un reclamo generalizado y una verdadera preocupación, en ese aspecto hay que ponderar el desempeño de Estados Unidos y el hecho de que en México si bien no hay crisis, tampoco hay crecimiento.

Por lo que hace a Guerrero el legislador destacó que el presidente Peña Nieto ha tenido un acercamiento extraordinario con el estado, a tal grado que la contingencia de septiembre hizo que no sólo modificara su agenda, sino que trasladara a todo su gabinete a despachar en el estado.

Agregó que la federación aportará, desgraciadamente a consecuencia de esa tragedia, recursos sin precedentes en la historia, lo que para el desarrollo del estado significa la expectativa de un muy buen año y demuestra el nivel de confianza del mandatario en las autoridades locales.