ACAPULCO, Gro., 10 de julio de 2014.- Un ex trabajador del club nocturno Tropicana, en Acapulco, se encadenó para exigir solución al conflicto laboral que mantiene en huelga desde hace cuatro años a ese centro de diversión.

Como señal de protesta, Lauro Salinas Nava se encuentra sentado con cadenas en una silla y con la boca tapada con un trapo, afuera del inmueble, ubicado sobre la Costera Miguel Alemán en playa Suave, según lo publicado en el periódico AM.

“Mi esposo sólo exige lo justo, desde ayer comenzamos el ayuno, mañana nos manifestaremos en el asta bandera hasta que nos hagan caso”, dijo Beatriz Estrada Mazón.

Según los manifestantes, personal del Gobierno del Estado ha intentado dividir a los 11 empleados que mantienen la huelga.

Y es que en los últimos meses han habido intentos por demoler lo que queda del centro nocturno.

Estrada Mazón dijo, en nombre de su esposo, quien también es el delegado de la sección 40 de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), que el sindicato los ha abandonado.