ZIHUATANEJO, Gro. 12 de diciembre de 2014.- Con tres pozos contaminados y sin opciones para nuevas perforaciones, el municipio de Zihuatanejo enfrenta una crisis histórica de desabasto de agua potable.

 

“Nos hace falta mucha agua”, lamentó en entrevista el alcalde Eric Fernández Ballesteros, quien detalló que para cumplir al 100% el abasto de agua de Ixtapa y Zihuatanejo, hace falta una producción de al menos 450 litros por segundo (cuando actualmente funciona una batería de ocho pozos que producen apenas 200 litros por segundo).

 

De acuerdo al edil, el desabasto de agua se agudizó desde el año pasado con la contaminación de tres pozos, mismos que suministraban de agua potable a más de 30 colonias pero fueron clausurados desde que se les detectaron altos niveles de contaminación (principalmente a causa de derramamientos de gasolina).

 

En ese tenor, Fernández Ballesteros reconoce que el tema de agua potable “se le escapó de las manos” a su administración a pesar de que la federación etiquetó 30 millones de pesos a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para la perforación de tres nuevos pozos que sustituirían a los contaminados

 

Un estudio reveló que el ejido de El Coacoyul, ubicado a 15 minutos de Zihuatanejo, contaba con las condiciones necesarias para perforar la batería de tres pozos que suministrarían agua a Ixtapa y Zihuatanejo. Sin embargo, los pobladores de la comunidad y los ejidatarios negaron el permiso para realizar estas perforaciones, bajo el temor de que dejarían sin agua a la localidad.

 

Ante la negativa, el gobierno municipal negoció con los ejidatarios de Agua de Correa, quienes sí dieron su anuencia, no obstante, en ese manantial no se producen los litros de agua suficientes para realizar la obra.

 

Con dinero para las perforaciones, pero sin un lugar en dónde hacerlas, Zihuatanejo se queda sin opciones.

 

“Estamos viendo otras alternativas, porque en materia de perforaciones no hay opción. El estudio es muy claro y nos dice en dónde hay que perforar (en El Coacoyul), pero mientras no tengamos el permiso del pueblo no podemos hacer nada”, expresó el presidente Fernández Ballesteros, quien planteó a la federación un “cambio en el proyecto de perforación”, para que el municipio no pierda los 30 millones de pesos que ya asignó la Conagua.

 

Entre las opciones hay proyectos para mejoramiento de la infraestructura para el suministro de agua potable, drenaje y plantas de tratamiento.

 

Finalmente, el edil de Zihuatanejo reconoce que existen críticas hacia su administración por el grave desabasto de agua que afecta a Ixtapa-Zihuatanejo, no obstante, “estamos haciendo un esfuerzo para que el agua llegue (…) lamentablemente es insuficiente. Mucho se comenta que si el pésimo servicio, que si la mala administración. Yo no digo que seamos una administración sin problemas, lo que sí digo es que nos hace falta agua”.