CANCÚN, QR. 12 de diciembre de 2014.- Inconformes con la respuesta de las autoridades mexicanas para esclarecer y castigar a los responsables intelectuales y materiales de la desaparición forzada de 43 estudiantes en Guerrero, alumnos la escuela normal rural “Raúl San Isidro Burgos” declararon que contemplan alzarse en armas, “porque ya vimos que en México no se puede luchar pacíficamente”.

 

“Vemos que esto podría ser el inicio de una revolución. Puede ser pacífica, como hasta ahora, pero puede ser con las armas, porque ya nos dimos cuenta que pacíficamente, aquí en México, no se puede luchar. El gobierno no hace caso”, dijo José Adolfo de la Cruz en entrevista con El Universal desde Cancún, donde se encuentra de gira con una comitiva normalistas para “informar con la verdad sobre lo que ocurrió en septiembre pasado en Iguala y contrarrestar la versión oficial”.

 

En conferencia de prensa, José Adolfo de la Cruz, de 19 años; Juan José Vázquez Miranda y Víctor González Bello, de 20, insisten en que sus compañeros están vivos y que el gobierno federal los mantiene presuntamente ocultos, ya sea en campos militares o dentro de los dos batallones que existen en Guerrero. También sospechan que los tienen escondidos en una mina cerca de Iguala, cuya explotación de minerales está concesionada a una empresa de Canadá, que ubicaron con el nombre de “Carrizalillo”.

 

“Nuestros compañeros están vivos, no es una necedad reclamar que los presenten, porque vivos están. Los tienen ocultos, porque si los presentan, si los liberan, van a hablar; van a denunciar todo lo que seguramente les han hecho y lo que han visto. Eso no le conviene al gobierno”, expresó José Adolfo, uno de los jóvenes considerados sobrevivientes de la acometida en Iguala, donde fueron asesinados algunos normalistas.

 

Leer más en El Universal