MÉXICO, DF, 06 de octubre de 2014.- Ante la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" en Ayotzinapa, Guerrero, el  sacerdote defensor de  derechos humanos, Alejandro Solalinde Guerra,expresó su indignación por la represión hacia los jóvenes estudiantes y se sumó  a la exigencia de la renuncia del gobernador de Guerrero,Ángel Aguirre Rivero, publica El Universal. 

Consideró que el pueblo de México se encuentra ante un Estado agresor y persecutor de los defensores de derechos humanos, periodistas, activistas y jóvenes que luchan por su derechos y causas sociales justas, "no hay diferencia entre un gobierno priista y uno panista", recalcó.

Ante tantas tragedias, señaló que no queda más que el pueblo se defienda de un "Estado asesino y represor". También responsabilizó al ejecutivo federal de los actos de persecución.

La situación que vive el país fue catalogada como grave por el fundador del albergue "Hermanos en el camino", en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, porque en vez de encaminarse hacia una "democracia" "va hacia una dictadura".

Solalinde Guerra lamentó que México esté retrocediendo hacia el pasado, un pasado violento que perseguía a estudiantes, activistas y luchadores sociales "Regresaron los malos tiempos, los del 68, los del Corpus Christi, Aguas Blancas, Acteal, la persecución de migrantes, y de más actos violatorios".

El clérigo católico informó que ante la situación de emergencia, los defensores de derechos humanos planean reunirse la próxima semana para reflexionar y fijar un posicionamiento crítico.