IGUALA, Gro., 1 de febrero del 2015.- Este domingo, el Comité de Familiares de Desaparición Forzada de la Ciudad de Iguala, reiniciaron los trabajos de búsquedas para dar con el paradero de sus allegados.

 

Luego de que a finales del mes de enero dieran a conocer sobre el hallazgo de 39 cadáveres ubicados en distintos puntos de aquella ciudad del norte de Guerrero, anunciaron que este 1 de febrero se continuaría con las actividades para hallar a sus familiares y poder despedirlos.

 

Cabe destacar que desde el atentado en la ciudad de Iguala el 26 de septiembre, que arrojó 6 muertos, familias enteras comenzaron a alzar la voz y denunciar que no solo eran 43 desaparecidos, sino decenas de personas que en la ciudad de Iguala sufrieron un destino similar.

 

Nosotros sabemos lo que es la desaparición de un familiar, por eso comprendemos el dolor de los padres de los muchachos de Ayotzinapa pero también nosotros tenemos ese problema y las autoridades poco han hecho, por ello decidimos nosotros salir a las calles y los lugares en donde han encontrado fosas con la esperanza de encontrar a nuestros familiares”, manifestó Mario Vergara, hermano de una víctima de desaparición forzada.

 

Desde las nueve de la mañana, las familias comenzaron a llegar al atrio de la iglesia de San Gerardo en donde se han concentrado para realizar las búsquedas.

 

En total, más de 60 personas partieron con picos, machetes, palos y playeras con la leyenda “te encontraré” y “no me cansaré de buscarte” hacia el punto conocido como El Maizal, ubicado en la periferia de Iguala, para realizar trabajos de búsqueda.

 

Dicho movimiento, salió resguardado por dos camiones de la Gendarmería nacional, el cual les daría protección durante todo el recorrido.

 

Hoy decidimos reiniciar la búsqueda de manera masiva porque hay siempre una o dos personas que con personal de la PGR, realizan trabajos, sin embargo, la intención de hoy es que quede la certeza de que no hay más fosas y en caso contrario, poder encontrarlas”, manifestó Juan Jesús Canahán Ramírez quien desde 2008, sufrió la desaparición de su sobrino.

 

Juan Jesús, asegura que a más de siete años de la desaparición de su sobrino, confía en que puedan encontrarlo para darle cristiana sepultura y así pueda descansar en paz.

 

Mi sobrino recién se había casado, cuando lo levantan, su esposa estaba embarazada, hoy, su hijo que no conoció tiene seis años”, narró.

 

Este domingo, la búsqueda no logró encontrar nuevos indicios de restos en fosas, aunque adelantaron que van a continuar hasta lograr encontrar a sus familiares.

 

El atentado de Iguala, fue la cúpula de la lucha social del 2014 y logró la valentía para que decenas de familias heridas por el azote de la violencia en Iguala, decidieran hablar y buscar por fin a quien alguna vez perdieron.