CHILPANCINGO, Gro., 16 de junio de 2015.- Decenas de colectivos, organizaciones, asociaciones, universitarios, artistas, ciudadanos y figuras políticas de México y Francia firmaron una carta dirigida al presidente de Francia, Francois Holland, en la que rechazaron la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

La mañana de ayer, los miembros de la comunidad mexicana en Francia junto con integrantes del Colectivo París-Ayotzinapa entregaron en el Palacio de Eliseo una carta dirigida al Presidente de la República Francesa, François Hollande, y al Ministro de Relaciones Exteriores, Laurent Faubius.

En la carta manifestaron su rechazo a la visita que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, realizará a Francia el 14 de julio para participar como invitado de honor en la Fiesta de la Federación.

“Francia, históricamente considerada como el país de los derechos humanos, se apresta a recibir al presidente de un gobierno corrompido cuyo balance es abrumador: 43 mil muertos en los primeros dos años de mandato de Peña Nieto; 5 mil 204 desaparecidos tan sólo en 2014 (una persona desaparecida cada dos horas), una limitación creciente de la libertad de expresión con las decenas de crímenes cometidos cada año contra periodistas y una represión policial inédita, sin contar los miles de casos de tortura y las ejecuciones extra-judiciales cometidas por el Ejército y la Policía Federal”, detalla la carta entregada al presidente francés.

Destacaron que, de acuerdo a diferentes organizaciones internacionales de derechos humanos, México vive una crisis humanitaria sin precedentes, en la que se violan sistemáticamente los derechos humanos y prevalece la impunidad.

La carta indica que desde la llegada de Peña Nieto al poder, primero como gobernador y luego como presidente de México, ha sido responsable de varios crímenes cometidos contra el pueblo, como el caso Atento, en 2006 y las masacres de Iguala, Tlatlaya, Apatzingan y Tanhuato.

Incluso lo culparon de inacción ante la “violencia intolerable”, lo que ha permitido que este tipo de hechos se vuelvan comunes en México.

En particular, destacaron la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre de 2014.

Los firmantes afirmaron que el caso Ayotzinapa puso en evidencia el modus operandi del gobierno mexicano.

“Ante un ataque premeditado del cual tenían conocimiento en tiempo real todas las fuerzas de seguridad, las autoridades intentaron eludir cualquier responsabilidad, afirmando sin vergüenza alguna, ante las familias de los estudiantes y ante la comunidad mexicana, que sus hijos habían sido calcinados en un basurero y tirados a un río en bolsas de basura”, recriminaron.

También reclamaron que el gobierno de Peña Nieto haya denegado la justicia para las víctimas y en cambio, reactivara la represión y el hostigamiento hacia las familias de los estudiantes desaparecidos, así como hacia aquellos que los apoyaban dentro y fuera del estado de Guerrero.

En la carta dirigida al presidente de Francia, expusieron las condiciones de militarización en que se realizaron las pasadas elecciones del 7 de junio, en las que se eligió a gobernadores, ayuntamientos, diputados locales y federales.

“El gobierno desplegó elementos de la Policía Federal y del Ejército en tres estados: Guerrero, Oaxaca y Chiapas con el fin de reprimir a la población, principalmente a profesores, que manifestaban para denunciar la colusión entre políticos y narcotraficantes y oponerse a todo proceso electoral hasta que no se hiciera justicia”, explicaron.

La carta puntualiza que el resultado de esta militarización y represión fue de 127 detenidos y una persona asesinada a manos de la Policía Federal.

Por ello, recriminaron que el gobierno de Francia se apreste a la firma de 50 helicóteros Airbus SuperPuma, que servirán, dicen, para reprimir a los movimientos sociales que denuncian la violación sistemática de derechos humanos del Estado mexicano.

“En este mismo contexto, Francia recibirá como invitado de honor al presidente mexicano Enrique Peña Nieto y a su Ejército que, a pesar de su pésima reputación ante organismos de derechos humanos, desfilará en los Campos Elíseos el 14 de julio del presente año”, reprocharon los inconformes.

Ante estos antecedentes, las organizaciones, colectivos, universitarios, artistas, académicos, políticos y ciudadanos que firmaron la carta pidieron al presidente de Francia que “reconsidere” la invitación que hizo a Peña Nieto para que visite el país.

“Le rogamos reconsiderar la pertinencia de dicha invitación, puesto que los honores reservados al señor Enrique Peña Nieto nos parecen desafortunados y fuera de lugar. Lejos de acercar al pueblo francés y al pueblo mexicano, dichos honores pueden lastimar sus lazos amistosos y opacar la imagen de Francia”, argumentaron en la misiva.

Insistieron en que el pueblo mexicano “está profundamente herido por una violencia inaudita desde hace casi una década”.

La carta puntualiza que de 2006 a la fecha, se han producido más de 160 mil muertes violentas, de las cuales mil 043 ocurrieron a partir de la llegada al poder de Enrique Peña Nieto, y más de 25.000 desaparecidos, según cifras oficiales.