MÉXICO, DF, 11 de mayo de 2015.- A partir de la matanza de Tlatlaya y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el gobierno de Estados Unidos manifestó, a través de informes, su sospecha sobre la complicidad del gobierno mexicano con los cárteles de la droga y el involucramiento del Ejército en actividades ilícitas. Como castigo, en el primero de los casos, suspendió la ayuda militar al Batallón 102 del Ejército; en el segundo evitó definir su postura.

De acuerdo con la revista Proceso, los documentos desclasificados a través de la Ley de Libertad de Información mediante solicitudes realizadas por investigadores de la organización Archivo de Seguridad Nacional (National Security Archive), y publicados por The Intercept, una revista electrónica que sirve, entre otros objetivos, como una plataforma para informar sobre los documentos publicados por Edward Snowden, revelan que por las ejecuciones extrajudiciales cometidas por el Batallón 102, en junio pasado en Tlatlaya, Estado de México, de manera excepcional Washington paralizó fondos que iban destinados al Ejército.

Sigue la nota en http://www.proceso.com.mx/?p=403880