CHILPANCINGO, Gro., 8 de abril de 2015.- Después de que en la madrugada de este miércoles irrumpieron elementos de la Policía Estatal, vestidos de antimotines, en la Ciudad Judicial ubicada en Chilpancingo, los integrantes del plantón que se mantienen afuera permanecen en alerta ante una tentativa de desalojo. El líder sindical de este organismo ha anunciado ya una huelga de hambre.

 

Alrededor de las 5 de la mañana, decenas de policías vestidos con traje de antimotines irrumpieron en las instalaciones del Poder Judicial, pero este no fue el único lugar donde los policías irrumpieron durante esta madrugada, pues sorprendieron así en plantones de las diferentes regiones que tiene este mismo conflicto.

 

Ante esta acción sorpresa de los elementos de la Seguridad Pública, integrantes de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (CETIG) se trasladaron hasta las instalaciones del Poder Judicial para dar apoyo a los manifestantes, pero minutos más tarde se retiraron ante un posible acuerdo.

 

Por su parte, el líder sindical, Adalberto Valenzo, anunció el inicio de una huelga de hambre en respuesta a lo que consideran es una tentativa de desalojo por parte del gobierno estatal.

 

Esta movilización no lleva más de un mes y los manifestantes están tratando de ser desalojados, cuando la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) lleva más de seis meses en el plantón del Zócalo capitalino y permanecen totalmente libre.

 

En Acapulco, un aproximado de 80 policías antimotines llegaron de manera sorpresiva al palacio de Justicia ubicado en la Gran Vía Tropical, en Caleta.

 

Una integrante del paro laboral de nombre María Josefina Suástegui, manifestó que su hija de 14 años se encontraba en el interior de su camioneta, parqueada en el estacionamiento del palacio de Caleta, en el momento del desalojo. Los policías empezaron a golpear el automóvil y la dejaron salir después de media hora.